Alegoría del buen gobierno por Ambrogio Lorenzetti

¿Qué es el hombre para que te acuerdes de él,
el ser humano para darle poder?
Lo hiciste poco inferior a los ángeles
de gloria y de honor lo has coronado,
le diste el mando sobre la obra de tus manos.
Salmo 8, 4-6